mejor que maldecir la oscuridad es encender una vela